Runas


  • Las Runas son una clase de escritura mágica del pueblo vikingo y germánico, usándose tanto como para la magia como por la adivinación. Cada runa de estas, representa conceptos por si mismo y también, la palabra runa significa susurro, secreto y misterio.
    Con solo la tirada de una sola runa, uno puede encontrar el problema que uno tiene y tratar de resolverlo.

    Origen de Las Runas

    El alfabeto Rúnico, llamado también Futhark, palabra compuesta por las primeras letras del abecedario, tiene más de 500 años antes de Cristo de antiguedad, y representa el saber de los pueblos del norte de Europa. Las runas son el alfabeto de los pueblos germánicos. Su utilización fue extendiéndose hacia el norte y el oeste, hasta llegar a la península escandinava y a los pueblos sajones.

    Las runas dan un mensaje secreto, cada signo rúnico tendría su propia cualidad. También, aquellos que saben grabar las runas gozan de un prestigio especial: son los sabios y temibles maestros de las runas. Odín fue el descubridor de las Runas, protector de las artes y cultura, adivinaba el futuro, mientras realizaba un ritual de sacrificio.

    Primero se lastimo su cuerpo con una lanza y se ató a Yggdrasill, no comió ni bebió en nueve días para adentrarse en las entrañas del ser, donde encontró los caracteres rúnicos. Con un grito llegó y se apoderó de ellos para luego, dejarlo como legado de las generaciones futuras.

    El número mágico es: tres por tres, porque tres son las runas que potencian la tríada de las normas.

    Cada runa tiene, por lo menos, un significado, porque las runas son más que sólo símbolos gráficos. También son símbolos en el mismo sentido en que los sueños o los poemas contienen símbolos, representan cosas, objetos y acciones, y muy especialmente, los valores del pueblo que vivió con ellas. Representan los valores primigenios del Cosmos.

    Las runas pueden utilizarse en sanación y meditación, en magia y adivinación. Toda una vida puede llevar el aprender sobre ellas y a utilizarlas, y aún así su aprendizaje nunca termina.
    El uso más popular actualmente es la adivinación; "Tirar las Runas" - aunque ello representa sólo una parte de su poder. Las runas pueden ser de mucha ayuda para consultar o para meditación.

    Para propósitos de adivinación, las runas son lanzadas o puestas al azar en un círculo dibujado sobre el suelo o una mesa. Las runas extraídas tienen alguna relación con la situación o pregunta formulada. Esta forma de adivinación es muy común, y su base está en el efecto que Carl Jung llamó sincronicidad y que los usuarios originales de las runas conocen con el nombre de Wyrd. Las runas no deberían emplearse como un método simple de adivinar la fortuna puesto que el efecto de la propia voluntad también debe ser contemplado, ya que a pesar de mostrar el desarrollo de patrones futuros, el efecto de la propia voluntad influye y debe ser tomado en cuenta.

    Pueden ser mejor utilizadas en aquellas situaciones de necesidad de contacto con uno mismo, de consejos o quizá de puntos de vista más claros.